Revelation #17.

11 Oct

Me ha tomado sus buenos momentos de duda el poder empezar a describir los cinco minutos y medio de música que están contenidos en los surcos de estas siete pulgadas de vinilo. Lo he tenido sonando por bastante rato mientras miro el bloc de notas vacío en la pantalla, me es díficil no sumergirme atonito en la música cada vez que lo dejo comenzar a rotar nuevamente.

Haré el intento de todas formas.

Veamos, discrepancias a un lado, en mi libro todo el material grabado por Youth Of Today es básicamente un 85% superior a al 85% del material grabado por otras bandas de hardcore a lo largo de toda la linea de tiempo que todos conocemos. No quiero pensar en otras bandas y confundirme pues al dejar correr estos discos creo no me puedo confundir ni un poco con respecto a la perfección que por ejemplo Break Down The Walls deja escapar en cada una de sus canciones. Ese disco en si es otro tema de discusión y digno de ser descrito en muchos volúmenes por si solo y dejo la tarea, a ustedes de sentarse y estudiarlo, sentirlo y saltar con cada quiebre y parte rápida del mismo. Porque se pueden hacer las dos cosas, disfrutarlo cerebralmente y también hacer mosh perdiendo completamente la cabeza.

Generalmente en muchas discusiones con chicos hardcore hablando sobre las tres canciones de esta, la edición número diecisiete de Revelation Records, son tomadas casi como bonus tracks a todo lo que la banda había lanzado previamente. Como algo que podría ser completamente grandioso pero no termina de serlo debido a en cantidad verdaderamente es poco, pero creo ahí está la oportunidad de hacer la pregunta correspondiente sobre la verdadera importancia de este disco.
En fin, vamos a la música ahora. A la disección casi nota a nota del que yo considero una pieza perfecta dentro de la larga y diversa linea de tiempo para el hardcore.

Label donde se pueden ver los graffittis dejados por Tony Erba de Face Value.

Para 1990, Youth Of Today se encontraba en algo así como una nueva etapa. Si bien en la punta de la ola se empezaban a empinar otras bandas de hardcore straight edge, el espacio logrado por YOT en los años anteriores no podía ser ocupado por nadie entre la marea de imitadores (algunos con fortuna, otros no…no daré nombres aquí para no confundir) que ya habían dando vuelta. Por eso, la progresión en un estilo con bastantes limitaciones músicales más allá de partes rápidas y partes de mosh era algo prácticamente inevitable. Aparte de eso, para esta era de la banda contaban con la que yo considero es una formación casi estelar al entrar Walter Schiferels (Gorilla Biscuits,Quicksand) definitvamente a tocar el bajo y de esa manera entregarle a Porcell libertad para moverse en la guitarra, como también tener a un Sammy Siegler mucho mas maduro y ajustado en las baquetas. Y Cappo, quizás en un tono no tan furioso como en los discos anteriores pero sin lugar a dudas logrando su mejor manejo de registro y mucha inventiva al momento de ir creando las lineas vocales.

(Se puede hacer click encima de estos prácticos players para escuchar el disco track a track)


La obra arranca con Disengage, el tema que para muchos también nombra a este disco. Dos acordes casi en fanfarria para ayudarte a tomar impulso junto a la linea de bajo que parece ir manteniendo en calma la situación antes de que sea interrumpida abruptamente por la entrada de Sammy y Ray al mismo tiempo para apurar las cosas frenéticamente en una estrofa con tantos redobles como dedos tenemos en las manos dando paso al primer coro donde tal como la letra lo indica pareciera que las cosas se estan por caer pero no, nuevamente se golpea hacia adelante a otra vuelta de lo mismo para dar paso al breakdown donde puedo imaginar como muchos chicos subían al escenario para utilizarlo de trampolín en alguna matinée del Anthrax Club. Como se empieza a formar la bola de nieve a medida que la canción se aproxima al final. Acople y hi hats casi como esperar a alguien en un callejón, y luego los mismos hi hats entre la conversación bajo y guitarra previa a que toda la maquina se comience a mover en cuesta arriba justo después de haber empezado a caer, me entiendes? No creo, pero esa es la sensación. De a poco sube pero no vuelve a reventar, si no que termina con Cappo señalando el final con delay y una pasada por cada una de las piezas de la batería donde Siegler parece cerciorarse de que no se haya roto nada durante el amago de explosión que acaba de ocurrir.

Modern Love Story, el segundo tema del vinilo para mi extrañamente siempre me ha sonado casi como una canción pop. Raro decirlo pero siempre he sentido que quizás el orden de las canciones podría haber sido otro y que esta cerrara el disco, de hecho muchas veces al tenerlo en mp3 voy de Disengage a Envy y luego esta. Y me suena bien así, pero pese a esa pequeña incomodidad que me puede producir no hay nada malo que decir, si bien sigue una linea mucho más melódica y quizás simple en composición frente a lo apoteosicas que me resultan las otras dos canciones en el ep, es ante todo una buena canción de una banda que en ningún momento decae. El tema es corto, sin corte para el mosh ni una intro para quedarse suspendido en el aire por el impulso de unas Nike Dunks pero como dije funciona completamente como una transición al tema sobre el que tengo muchas ganas de hablar ahora. Consiso, sin desperdicios. No algo completamente genial, pero ahí esta.

Lado X del 7″, Wally.

El reviente quizás viene en la forma de Envy, mi tema favorito del disco. Cuatro baquetazos y la intro de notas abiertas que es casi apretar el pedal en una motocicleta para ir llenando todo el sistema de combustible. Nuevamente la amenaza y el ataque de Walter en el bajo para haciendo que el equipo se adentre en yardas rivales hasta el momento que Cappo señala la victoria gritando TOOOOUCHDOOOWN!. Ahí ya no hay nada más que hacer, o hacerlo todo. Creo pocas canciones tienen el ajuste y la fuerza que Envy tiene en su estrofa y puente, no hay un segundo de respiro y si lo hay es cuando todos piden aire para llegar adelante y gritar el título. Quizás en estructura es parecida a Disengage pues coinciden en usar la forma estrofa-coro-estofa-coro-mosh-outro. Pero acá todo es superior y eso es díficil de lograr. Al final del segundo coro todo está tan apretado que fácilmente podrían volver a hacer lo mismo y creo nadie se enojaría pero se logra crear espacio para un quiebre donde después de que Ray rompe su voz todo sigue tan ajustado como al principio. Aquí es donde para mi se ve como hubiera sido el próximo paso de YOT si es que la banda no se hubiera separado al tiempo después. El crunch en la guitarra de Porcell sumado a que Sammy golpea con una fuerza increíble para un adolescente caja y tom, para mi en muchas formas dejan marcado en el piso la huella a seguir por el hardcore de la próxima decada. Y eso no es exagerar, ejemplos hay muchos y hoy no quiero ponerme a enumerar. Así termina la canción, recordandonos que el daño fue hecho, y que esa es nuestra idea de diversión. Dos minutos y dieciocho segundos de sobriedad que terminan en reverb diciendo que es suficiente. Nunca lo es, cuando se trata de Youth Of Today, nunca es suficiente.

La famosa contratapa con Cappo adelantandose a la moda “Cristiano Ronaldo”.


Sammy, lado XX.

Poster.

Pressing Info.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: